El amianto, también conocido como asbesto, es un grupo de minerales metamórficos fibrosos compuestos de silicatos de cadena doble extraído en minas a cielo abierto.

Variedades

El término amianto hace referencia a un grupo de silicatos hidratados micro cristalino fibroso de composición química variable. El mineral amianto está compuesto por fibras microscópicas. Existen distintas variedades divididas en serpentinas y anfíboles. Las
serpentinas se caracterizan por tener las fibras curvadas y los anfíboles por tener las fibras rectas y ser más peligrosos.

Las distintas variedades de amianto a menudo se diferencian por el color. El amianto blanco (crisotilo), una serpentina, ha sido el más utilizado. En España se estima que el 90% del amianto utilizado es de esta variedad.

El amianto anfíbol, como el amianto azul (crocidolita) y el amianto marrón (amosita), son variedades menos utilizadas.

Serpentinas (fibras curvadas)
Crisotilo = amianto blanco

Anfíboles (fibras rectas)
Amosita = amianto marrón
Crocidolita = amianto azul
Tremolita = amianto gris
Antofilita = amianto amarill

Sólo mediante el análisis con microscopio óptico o electrónico se puede saber si un determinado material contiene o no amianto y distinguir la variedad de amianto.

Amianto no-friable

En el amianto no-friable las fibras están mezcladas con otros materiales, habitualmente cemento o cola. La aplicación más conocida son las placas onduladas de fibrocemento (Uralita). También existen otras aplicaciones muy extendidas como canalones, depósitos y conducciones de agua, elementos decorativos (maceteros) y baldosas de vinilo. Cuando el amianto no-friable está en buen estado existe menos riesgo para la salud.

Amianto friable

En el amianto friable las fibras suelen desprenderse con facilidad, porque no están unidas a otro material. Por lo tanto el amianto friable siempre debe ser retirado o cubierto. Algunas aplicaciones más utilizadas son amianto proyectado, cordones (trenzados), juntas, paneles aislantes y prendas ignífugas.