EFICIENCIA ENERGETICA, REDUCCION DEL CONSUMO DE ENERGIA, MEJORA DEL MEDIO AMBIENTE

“Los edificios nuevos que se realicen a partir de la entrada en vigor del nuevo reglamento, tendrán una alta eficiencia energética que supondrá una reducción del consumo de energía primaria no renovable de en torno a un 40% de media”, así explicaba el Ministerio de Fomento una de las principales modificaciones del Código Técnico de la Edificación CTE.

Cada día el reglamento es más estricto por lo que los espesores de aislamiento necesarios incrementan. Considerando una conductividad térmica del material aislante de 0,035 W/mK como la que posee el Poliestireno Extruido (XPS) necesitamos como dicta la CTE espesores entre 5-17 cm.

– En cubiertas: En los años 80 ya es fácil encontrar cubiertas con 2 cm de aislante, aunque fue en los años 90 cuando se generalizó el uso de aislantes de entre 3 y 4 cm, casi todos los edificios construidos en los 90 tienen no menos de 3 cm de aislante en cubierta, frecuentemente de poliuretano proyectado. En los años 2000, antes de la llegada del CTE se siguió con los 3-4 cm, aunque aparecieron algunos edificios construidos con 5 o 6 cm en cubierta, ahora en 2020 la CTE recomienda espesores entre 5-15 cm.

– Medianerías vistas: en los años 80 nunca se aislaban las medianerías, era un tema que no se trataba casi nunca y no se tenía en cuenta, en los 90 se continuó con la misma tónica, pero se empezaron a realizar proyectados de PUR por las caras exteriores, esta solución es fácilmente identificable en la visita para la toma de datos de la Certificación, por lo que no presenta dificultad alguna. Fue a comienzos de la década de los 2000 cuando se tomó conciencia de las pérdidas de calor que suponían las medianerías y se comenzaron a aplicar aislamientos de 3 cm de espesor, si bien no se llegó a los niveles actuales en los que se tratan como una fachada más del edificio y los aislamientos son muy superiores.

Impernosa realiza obras con espesores elevados desde hace varios años, comprobando que los resultados en aislamiento se dejan notar considerablemente, por lo que se anticipa a las normas, por ejemplo: el aislamiento en fachadas, hasta hace bien poco, las recomendaciones técnicas indicaban que los espesores superiores a 5cm no tiene repercusión en nuestra zona geográfica. Impernosa con su experiencia tenía comprobado la importancia de elevar el espesor del aislamiento en muchas obras y los resultados son significativos

El aislamiento térmico en sótanos y garajes de viviendas unifamiliares, hasta la fecha era residual, Impernosa desde hace dos décadas ya coloca aislamiento en estas zonas de la vivienda que si es necesario y muy efectivo. Más aun teniendo en cuenta que en muchas viviendas se termina realizando una zona de ocio, una cocina, en definitiva, una zona habitable que se desea confortable.

Las nuevas normas nos dan la razón y amplían los espesores del aislamiento térmico, por lo cual demuestra que nuestro planteamiento desde hace muchos años cumple los requisitos CTE 2020 lo cual implica que no tendrán que adaptarse otra vez los edificios rehabilitados por nuestra parte, y esto es un gran ahorro como bien dice nuestro slogan EL TRABAJO BIEN HECHO COMPENSA.